Cómo sobrellevar la situación cuando eres el único vegano en las comidas familiares

Elizabeth Enochs|
25 January 2018
Me encantan las reuniones familiares y haberme hecho vegana no ha cambiado eso. Pero, sin importar cuánto adoro a mi familia, tanto la elegida como la biológica, a veces ser la única persona vegana en una comida familiar puede ser, digamos, interesante. Ver a mis seres queridos comer animales siempre será desagradable y el olor a carne cocinada no favorece mi apetito.
Aunque sobrevivir a las reuniones familiares cuando eres el único vegano puede ser sencillo, no debes sentirte obligado a asistir a estos eventos cuando los animales son parte del menú. En última instancia, debes hacer lo que es más sano para ti y esto podría significar no asistir a estas reuniones.
Poco a poco he descubierto cómo sobrellevar estos encuentros porque quiero disfrutar de una buena comida con mis padres. Y me gustaría compartir lo que he aprendido hasta ahora. ¡Espero que te sea útil!
Come algo antes de ir
Llegar a un evento no vegano con el estómago vacío es arriesgado. Por eso, recomiendo que adquieras el hábito de comer algo antes de salir de tu casa o camino a la reunión. Si tus encuentros familiares son como los míos, la comida probablemente no se servirá a tiempo. Además, lidiar con comentarios como “pero las vacas necesitan ser ordeñadas” es más difícil cuando tienes hambre.
Lleva una variedad de alimentos veganos para compartir
Puede que seas el único vegano en tu familia, pero eso no significa que no debas llevar suficiente comida para que todos la disfruten. Si te gusta cocinar, prepara una gran cantidad de tu platillo favorito. Si cocinar no es lo tuyo, podrías llevar comida preparada. Los restaurantes veganos y las opciones a base de plantas en muchas cadenas convencionales son cada vez más comunes. No importa dónde vivas, tu supermercado local debe tener muchas frutas, verduras y tentempiés veganos.
Recuerda por qué te hiciste vegano
Hace poco soy vegana, pero ya pasé por ese momento de recordar por qué abandoné los lácteos y los huevos. No es que extrañe comer animales o sienta que algo me falta por llevar una alimentación vegana, pero a mucha gente le gusta argumentar en contra del veganismo y esto puede ser agotador. Por fortuna, recordar por qué decidiste ser vegano puede ayudarte a sobrellevarlo. Personalmente, suelo recordar las escenas más desgarradoras del video de Erin Janus, La industria de la leche da miedo, o la investigación encubierta más reciente realizada por Mercy For Animals. Pero también he descubierto que los videos de animales felices puede ser un refuerzo. Las gallinas que ronronean, los pavos mimosos y los cerdos juguetones son mis imágenes favoritas cuando necesito recordatorios más felices de por qué dejé de comer animales.
La próxima vez que te sientas atacado en una comida familiar, recuerda por qué te volviste vegano y te sentirás bien si continúas llevando una alimentación saludable, ayudando a los animales y haciendo tu parte para combatir el cambio climático.
Quítate la presión
No estoy segura de haber elegido un estilo de vida vegano si mis amigos y conocidos no me hubieran dicho por qué hicieron el cambio. Me alegro de que fueran honestos conmigo e invito a las personas veganas, como ellos, a no quedarse calladas. Escuchar a mis amigos hablar sobre el veganismo me llevó a leer por mi cuenta acerca del tema. No los necesitaba para decirme todas las razones que los motivaron, sólo los necesité para despertar mi curiosidad y concientizarme.
Ahora, cada vez que hablo con mi familia sobre el veganismo o la explotación industrial de animales, sigo el ejemplo de todos los veganos que me hicieron caer en cuenta. Mantengo un tono neutral y enfoco la conversación en las principales razones que tuve para hacerme vegana: bondad y salud. Respondo todas sus preguntas sobre las proteínas y el calcio, e interrumpo amablemente cuando escucho comentarios como “nunca podría renunciar al queso”.
Por supuesto, no hay dos familias iguales. Es posible que mis tácticas no funcionen para ti. De todos modos, hay muchos recursos para los veganos que necesitan ayuda para comunicarse con su familia.
Establece límites
Ya sea que estés conversando sobre política o alimentación a base de plantas, es importante establecer tus límites, incluso si la mayoría de tus seres queridos respaldan y respetan tu estilo de vida. Todos los veganos parecen tener al menos un tío o conocido a quien le encanta contar historias sobre la caza y la pesca (¡así es!). Recuerda: siempre puedes decidir qué discusiones quieres tener y cuáles prefieres evitar.
Recompénsate
Antes de asistir a una reunión familiar donde sé que todos los invitados, excepto yo, comerán animales, planeo qué hacer para consentirme después del evento. Para mí, eso generalmente significa ir a casa y mirar Netflix con mis animales de compañía. Pero ya sea ver una película, beber un café recién hecho o pasear por el parque, siempre me recompenso por superar con éxito las reuniones familiares. De esa forma, sin importar el ambiente en la comida ni lo difícil que es ver a mis personas favoritas comiendo animales, tengo algo divertido y relajante que me espera cuando esto termina.
Recuerda, ¡tienes todo esto! ¿Te sientes inspirado? Haz clic aquí para pedir tu Guía vegetariana para principiantes. ¡Es gratis!

Comparte tu historia

Completa el formulario

¡Gracias por compartir tu historia!

Nombre(s)

Formato no válido

Apellido(s)

Formato no válido

Ocupación

Formato no válido

Fotografía

(image only: JPG or PNG, less than 300KB)

Formato no válido

País

Formato no válido

Historia

Formato no válido


Al ingresar tus datos, recibirás información, consejos ¡y mucho más!