Comer a base de plantas sigue siendo una de las mejores cosas que puedes hacer por el ambiente

Sarah Von Alt|
23 February 2018
Los científicos advierten que, si no hacemos algo ahora para frenar el cambio climático, el planeta enfrenta consecuencias desastrosas, desde intensas tormentas y un aumento en el nivel del mar, hasta la extinción de millones de especies. Y aunque no todos podemos tener un coche eléctrico o paneles solares, hay algo que sí podemos hacer todos: adoptar una alimentación vegana.
Muchas personas que se preocupan por el ambiente todavía no tienen idea de que la explotación de animales para el consumo es increíblemente destructiva. Éstas son algunas de las razones por las que llevar una alimentación a base de plantas es una de las mejores formas de proteger el planeta:
Protegemos nuestras fuentes de agua
La industria de la carne tiene un historial atroz de contaminación del agua. Debido a que hoy en día las granjas industriales sobreexplotan animales, la cantidad de estiércol que producen no puede ser totalmente absorbida por la tierra como fertilizante. De hecho, el excremento de los animales y otras escorrentías del sector agropecuario han contaminado casi un tercio de los ríos en Estados Unidos.
Detenemos la destrucción del hábitat
En muchos lugares, los animales explotados como alimento están agotando la capa superior del suelo y destruyendo la cobertura vegetal, incluidos hábitats importantes, a un ritmo alarmante. Esto plantea un serio problema para la vida silvestre y en especial para aquellas especies que ya están amenazadas o en peligro de extinción. Según el Centro para la Diversidad Biológica, la reducción del consumo de carne es una de las mejores maneras de salvar las especies en peligro de extinción.
Ahorramos agua
La cantidad de agua consumida directamente por los animales confinados en granjas y la que es utilizada para cultivar lo que se les da como alimento, hace que la explotación industrial de animales se convierta en un desperdicio de agua. Este sector utiliza al menos el 56% del agua disponible en Estados Unidos. De hecho, la producción de una hamburguesa requiere 2,500 litros de agua, el volumen equivalente a tomar una ducha diaria durante dos meses.
Prevenimos la deforestación
La explotación de animales como alimento (incluyendo la tierra para el pastoreo y los cultivos para su alimentación) usa más de un tercio de la superficie cultivable del planeta, y es culpable de casi el 91% de la destrucción de la selva amazónica, según el Banco Mundial.
Salvamos los océanos
En lo que a nosotros respecta, cualquier pesca es sobrepesca. Pero un censo de vida marina hecho en 2010 estimó que más del 90% de los peces grandes han desaparecido de los océanos, principalmente debido a la sobrepesca. Además, las granjas industriales han creado más de 500 zonas muertas, llenas de nitrógeno, en todos los océanos del mundo.
Protegemos la vida silvestre
Cada año, miles de animales silvestres, incluidos osos, coyotes y zorros, son asesinados porque se les considera un peligro para el “negocio” de la industria alimenticia. Sólo en Estados Unidos, 2 millones de animales silvestres son asesinados cada año.
Luchamos contra el cambio climático
El cambio climático es una de las mayores amenazas a nuestra existencia y la explotación de animales como alimento produce más emisiones de gases de efecto invernadero que todos los automóviles, aviones y otras formas de transporte combinadas. De hecho, al ser vegano reduces de inmediato tus emisiones de CO2 a la mitad.
Claramente, dejar la carne fuera de nuestro plato es una de las mejores cosas que podemos hacer por el planeta. Haz clic aquí para pedir tu Guía vegetariana para principiantes. ¡Es gratis!

Comparte tu historia

Completa el formulario

¡Gracias por compartir tu historia!

Nombre(s)

Formato no válido

Apellido(s)

Formato no válido

Ocupación

Formato no válido

Fotografía

(image only: JPG or PNG, less than 300KB)

Formato no válido

País

Formato no válido

Historia

Formato no válido


Al ingresar tus datos, recibirás información, consejos ¡y mucho más!