Ser vegano y atleta es completamente posible
Ser vegano y atleta es completamente posible

Ser vegano y atleta es completamente posible

  • Roberto Martinez
  • Roberto Martinez

Un mito común sobre el veganismo es que es imposible ser atleta o deportista si sigues una alimentación a base de plantas, y más aún si se trata de atletas de alto rendimiento. ¡Pero esto es totalmente falso! Se ha demostrado que una alimentación vegana bien planeada es saludable en cualquier etapa de la vida, incluidas la niñez, la vejez y el embarazo. Sigue leyendo para saber porqué ser un atleta vegano no solo es completamente posible, sino que es mejor para ti.

No tendrás deficiencia de proteína.

La gente piensa que es muy difícil obtener la proteína necesaria para fortalecer los músculos y mantener tus funciones vitales sin comer animales, pero en realidad, consumir los nutrientes esenciales a través de una alimentación a base de plantas es muy sencillo.

Los frijoles negros y las lentejas son una muy buena opción para obtener proteína. Si no te gustan, también puedes comer garbanzos, alubias, soya, habas o cualquier otro tipo de legumbre. Además, también puedes obtener proteína de cereales integrales, quinoa, espinaca, nueces, semillas, avena y muchos otros alimentos.

Tendrás la energía que necesitas para tus entrenamientos.

Una alimentación a base de plantas es generalmente más saludable, pues reúne las vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita. Y de hecho, dejar de consumir carne y lácteos es lo óptimo para tu salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó las carnes procesadas en su listado de productos carcinogénicos, en la misma categoría de riesgo que el asbesto y los cigarrillos.

Protegerás tu salud.

La OMS también sostiene que las carnes procesadas están asociadas con 34,000 muertes anuales por cáncer en todo el mundo. Además, el consumo de carne aumenta el riesgo de padecer diabetes, derrames cerebrales, enfermedades cardiovasculares, obesidad, Alzheimer y reduce la esperanza de vida.

Ayudará a tus finanzas personales.

Una alimentación a base de plantas es muy fácil de mantener y ¡es muy económica! Los alimentos que mencionamos anteriormente son muy accesibles y pueden serlo aún más si compras por temporada y los buscas en cooperativas, fruterías y verdulerías locales en lugar de supermercados.

La publicidad de la industria del ejercicio nos ha hecho creer que es necesario consumir proteínas en polvo y diferentes suplementos para estar en forma, pero solo necesitas adoptar una alimentación vegana, balanceada y llena de nutrientes, y ser constante con tu plan de entrenamiento para notar los resultados.

Cientos de atletas enseñan con el ejemplo.

Cada vez son más los atletas que deciden dejar los productos derivados de la explotación animal fuera de su plato, ya sean futbolistas, pilotos de carreras, jugadores de la NFL o deportistas olímpicos. Hoy en día, existen muchos ejemplos de atletas veganos que demuestran que su alimentación no les impide ganar campeonatos mundiales o llevarse medallas.
¿Sabías que la Escuela Vegana de Lima creó un curso de educación nutricional exclusivo para deportistas de alto rendimiento? Su objetivo es derribar el mito de que los atletas necesitan proteína animal para tener un desempeño destacado.

Ayudas a frenar el cambio climático.

La alimentación a base de plantas no solo es buena para tu salud, también para el planeta. Las industrias de la carne y los lácteos son responsables de un altísimo porcentaje de gases de efecto invernadero, contaminan más que todos los medios de transporte juntos y están en camino a superar los niveles de contaminación generados por la industria petrolera.     

Si necesitas más razones para eliminar los productos derivados de la explotación animal de tu alimentación, recuerda que los animales padecen sufrimiento y crueldad inimaginables.

Afortunadamente, puedes dejar de contribuir a esta terrible situación si te unes a los millones de personas que han elegido una alimentación compasiva. ¿Quieres comenzar ya? Descarga la Guía vegetariana para principiantes, ¡es gratis!